Compartir, , Linkedin, Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Publicado en:

Nuevos transgénicos con grandes beneficios

Existe una nueva generación de alimentos genéticamente modificados con importantes beneficios, tanto para la salud, como una mayor vida útil y aquellos con un gran sabor, como son:

Manzanas que no se oxidan, “Arctic” es una manzana que fue modificada mediante silenciamiento genético por una empresa familiar canadiense para evitar la oxidación. Ya salieron a la venta en Estados Unidos en noviembre de 2017, y fue aprobada en Canadá en enero de 2018.

Papas sin machucones, “Innate” es una papa menos propensa a formar machucones por golpes/transporte y no se pone negra tras ser cortada. Además, cuando se fríe u hornea produce menos acrilamida, una sustancia potencialmente cancerígena que forman las papas y otros alimentos con almidón bajo altas temperaturas; papa que ya fue aprobada para comercialización en 2015 en Estados Unidos.

Trigo bajo en gluten apto para celiacos. Un grupo de investigadores de España lograron resultados exitosos con trigo GM bajo en gluten y calidad harino-panadera igual a la harina y pan convencional, además de ser seguro para consumo. Este trigo GM ya está siendo sometido a ensayos clínicos.

Piñas rosadas protectoras contra el cáncer. Piñas que acumulan más licopeno, pigmento que hace que los tomates se vuelvan rojos, en lugar de convertirlo en betacaroteno amarillo como lo hacen las piñas normales. Fue desarrollada por la empresa Del Monte en Costa Rica, y Estados Unidos dio luz verde a esta variedad para ser consumida en diciembre de 2016, pero aún no se ha importado ni está a la venta.

Canola con omega-3 y baja en grasas saturadas. Estas semillas son ricas en beneficiosos aceites de cadena larga DHA y EPA, o conocidos como omega-3. El plan es comercializarlo primero como alimento para peces y luego para consumo humano. La empresa Calyxt desarrolló una variedad de canola que contiene la mitad de grasa saturada.

Pan con alto contenido de fibra. La agencia estatal australiana CSIRO está desarrollando un trigo GM con un gen proveniente de la cebada para aumentar la cantidad del beta-glucano (una fibra soluble) del trigo y hacer su estructura similar al beta-glucano de la cebada y la avena, que es mucho más soluble.

Naranjas y manzanas altas en antioxidantes. Para poder producir naranjas sanguinas en zonas de clima tropical (o en realidad bajo cualquier clima), hay al menos dos grupos (en Estados Unidos y en Inglaterra) desarrollando variedades GM altas en antocianinas utilizando genes de uvas y otros cítricos.

En el caso de las manzanas, científicos de Nueva Zelanda han sobre-expresado genes del mismo fruto en una variedad comercial de buen sabor (royal gala). La modificación genética fue exitosa logrando aumentar los niveles de antioxidantes de manera eficiente y sin atributos negativos en el sabor; además produjo una pulpa de color rojizo y hubo un aumento en el nivel de pro-vitamina A.

Plátanos, maíz y sorgo biofortificado. El plátano es un alimento básico en varios países africanos, un continente donde aún existe una alta deficiencia de vitamina A (DVA) en la dieta, lo cual conduce a la ceguera y un sistema inmune, para combatir esta situación, científicos australianos y ugandeses han desarrollados variedades de plátano que producen una mayor cantidad de provitamina A, y también trabajan en aumentar los niveles de hierro. Se están cultivando campos experimentales en Uganda y podría aprobarse y estar consumiéndose en 2021. Será un cultivo libre de patente que los agricultores podrán compartir con todos sus vecinos.

Otros cultivos GM biofortificados y dirigidos al continente africano son el “maíz multinutrient” (un maíz africano GM con 169 veces más pro-vitamina A, 6 veces más vitamina C y el doble de vitamina B9) desarrollado por una universidad española, y un sorgo GM desarrollado por un consorcio público-privado internacional. Esta alianza público-privada ha logrado aumentar el nivel de betacaroteno, hierro, zinc y aminoácidos esenciales del sorgo, y ya se han llevado a cabo ensayos de campo e invernadero en Estados Unidos y África. Estos cultivos aún se encuentran en etapa experimental.

Tomate morado anti-cáncer. Investigadores británicos desarrollaron el “tomate morado”, un tomate GM con mayores niveles de antocianinastras insertar dos genes de la planta boca de dragón. Su inclusión en la dieta de ratones propensos al cáncer extendió la esperanza de vida en un 30%, y el aumento de la capacidad antioxidante de la fruta ralentizó el proceso de sobre-maduración, abriendo una nueva estrategia para ampliar la vida útil. Actualmente una empresa canadiense está cultivando estos tomates en 500 hectáreas para producción de jugo de tomate morado, aunque el cultivo aún no se ha aprobado para siembra o consumo en ningún país.

Arroz dorado. Quizás el más conocido de los cultivos transgénicos biofortificados, este arroz fue modificado para contener mayor pro-vitamina A y ha estado en desarrollo durante casi 2 décadas (con oposición de activistas y ONGs), sin embargo, aún no ha llegado al mercado. Al igual que el plátano biofortificado, es libre de patente y su objetivo es reducir la deficiencia de vitamina A, pero enfocado en países asiáticos donde gran parte de la dieta de la población depende de este alimento.

Recibió un gran impulso en 2016 con una carta abierta de más de 130 premios nobel apoyando su potencial y condenando la oposición de Greenpeace, junto a otro nuevo impulso durante 2018 con las aprobaciones de consumo en Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Estados Unidos, que lo declararon seguro para los humanos, lo cual significa que no habría problemas regulatorios si esos países importasen alimentos que contengan arroz dorado. Filipinas y Bangladesh están desarrollando arroz dorado adaptado a sus climas, y junto a China son los países más probables en aprobar su siembra comercial hacia 2020.

Otros grupos científicos siguen trabajando en fortificar el arroz en otros nutrientes, como un arroz GM fortificado en betacaroteno, hierro y zinc para combatir la desnutrición en Suiza (dirigido por el mismo co-inventor del arroz dorado) y arroz GM alto en hierro y zinc desarrollado por un consorcio internacional público-estatal. (agroalimentando.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *