Compartir, , Linkedin, Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Publicado en:

Cuidado!! no ingieras plantas tóxicas

Las plantas presentan formas muy diversas, existen más de 300 mil especies en el mundo, de ellas, más de 250 mil producen flores, muchas de ellas sirven para elaborar medicamentos, otras son 100 por ciento comestibles. Sin embargo, otras son altamente mortales para el ser humano si se ingieren sus semillas, frutos, hojas y tallos.

Tal es el caso de la Cicuta (Cicuta maculata), esta planta tiene altas cantidades de cicutoxina, toxina que provoca síntomas como espasmos abdominales, convulsiones y náuseas; incluso puede provocar la muerte.

Otra planta peligrosa es el ricino (Ricinus communis); las semillas están compuestas por una proteína muy tóxica que se llama ricina; es tan tóxica que podrían provocar la muerte. Los otros síntomas conocidos son vómito, diarrea y convulsiones.

La flor de adelfa (Nerium oleander) contienen en sus hojas y tallos oleandrina, substancia tóxica que provoca dolores abdominales, diarrea, mareos, irritación de la boca, náuseas, somnolencia, coma o incluso la muerte.

En los Andes, la brugmansia, floripondio o trompeta de los ángeles es utilizada desde hace miles de años por los chamanes porque provoca transes severos, otros síntomas son vómitos, alucinaciones y muerte por paro cardíaco.

La belladona (Atropa belladonna), es extremadamente tóxica, contiene atropina y escopolamina, toxinas que al ingerirse provocan la parálisis de los músculos y, en algunos casos, del corazón. Las hojas y las raíces son peligrosas, el simple contacto físico irrita la piel. En dosis altas, los productos tóxicos que se encuentran en la savia provocan la muerte.

El Regaliz americano (Abrus precatorius) es de atractivas semillas que al ingerirlas o masticarlas provocan la muerte porque contienen abrina. Los síntomas son dolores abdominales, náuseas, vómitos y edema cerebral.

La Eupatorium rugosa (Eupatorium rugosum) es una planta fácilmente reconocible por sus pequeñas hojas blancas y sus hojas ovales. En el siglo 19 esta planta provocó que Canadá perdiera un cuarto de su población porque las vacas que comían esta planta transmitían a su leche una toxina que provocaba parálisis intestinales, vómitos e incluso la muerte.

El tabaco (Nicotiana tabacum) contienen anabasina en sus hojas y puede causar la muerte. En algunas personas el contacto con las hojas de tabaco provoca eccema.

Laureola (Daphne laureola) de frutos aparentemente deliciosos contiene toxinas daphnetoxina, dihydroxycoumarina y mezereína, que provocan diarrea, dolores abdominales, irritaciones de la boca, sensaciones de sed y a veces sangrados internos que llevan a la muerte. Tallos y  hojas también son tóxicas.

El tejo (Taxus baccata) es de frutos rojos, las hojas, semillas y polen contienen taxina, producto químico altamente tóxico. Provocar agitación, convulsiones, dilatación de las pupilas, problemas de coordinación motora, temblores y la muerte.

Acónito (Aconitum napellus) de flores color violeta y bella apariencia es muy tóxica y desde la antigüedad se usa como veneno. Provoca agitación, debilidad, picazón, retracción de la garganta, náuseas y vómitos.

La Baya blanca venenosa (Actaea pachypoda) puede provocar que el corazón se detenga y por ende la muerte.

El bonetero (Euonymus europaeus) es un arbusto de frutos color anaranjado. Provoca convulsiones, alucinaciones, vómitos, aumento del ritmo cardíaco, y en algunos casos la muerte.

Laburno (Laburnum anagyroides) es un pequeño árbol de flores amarillas; la ingestión de las vainas y semillas provoca vómitos, náuseas, confusión, dilatación de las pupilas, mareos, debilidad respiratoria y debilidad generai, incluso la muerte.

La muerte de camas (Toxicoscordion venenosum) es una planta parecida a la hierba común, su ingestión en pequeña cantidad puede provocar la falla de los órganos internos y llevar hasta la muerte.

La Digital o chupamiel (Digitalis purpurea) es utilizada en el medio farmacéutico, entre otros. Pero eso no significa que sea comestible. La ingestión del tallo, de las hojas, flores o semillas provoca fuertes dolores abdominales, diarrea, náuseas, problemas cardíacos y la muerte.

Zigadenus (Zigadenus venenosus) es una de las plantas más tóxicas; disminuye la presión arterial, provoca diarreas, vómitos, somnolencia, coma y la muerte. Todas las partes de la planta son igualmente tóxicas.

El estramonio común (Datura stramonium) o “yerba de los locos” provoca alucinaciones y delirio. Todas las partes de la planta son tóxicas, provoca resequedad de la boca, sarpullido en cara y cuello, movimientos involuntarios, visión borrosa, fiebre, taquicardia, coma y muerte.

Muérdago de roble (Phoradendron flavescens) provocar síntomas parecidos a los de la gastroenteritis, puede provocar un paro cardíaco y la muerte.

La lantana o banderita española (Lantana camara) se caracterizan por tener hojas de color verde obscuro y flores violetas, blancas y amarillas. No deben ingerirse sus hojas ni frutos si no están maduros, pues provoca vómitos, diarrea, dificultad para respirar, letargia, cianosis o incluso caer en coma, incluso la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *