Compartir, , Linkedin, Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Publicado en:

La FAO y la UNESCO fortalecen la educación alimentaria

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la UNESCO unieron esfuerzos con el fin de diseñar un plan para fortalecer la educación alimentaria y nutricional y promover su integración en las políticas públicas de los países latinoamericanos y caribeños, y su trabajo hoy es una realidad.

El acuerdo «Seguridad nutricional y alimentaria entre niños, niñas y adolescentes en América Latina y el Caribe» fue firmado recientemente por la oficina regional de la FAO y la oficina regional de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe (Orealc), en Santiago de Chile, según informaron ambas organizaciones.

Dicho acuerdo tiene el propósito de impulsar iniciativas, políticas y programas desde el sector educativo que contribuyan a mejorar la educación para la salud, fomentando el bienestar de los niños en edad escolar de la región a través de una mejor alimentación y nutrición.

Según el último Panorama de la seguridad alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe (2017), de la FAO, aunque la desnutrición crónica infantil en la región cayó del 24.5 % en 1990 al 11 % en 2016, aún hay 5.9 millones de niños afectados por malnutrición.

El organismo también destacó el sobrepeso infantil, que se ha transformado «en un grave problema de salud pública» en la región, ya que actualmente el 7% de los menores de 5 años tiene sobrepeso.

«Que 3.7 millones de niños y niñas sufran sobrepeso en la región es inaceptable. Estamos poniendo en riesgo el futuro de toda una generación de latinoamericanos y caribeños. El momento de actuar es ahora, por eso hemos construido esta alianza con UNESCO», explicó el representante regional de la FAO, Julio Berdegué.

Subrayó que la región debe realizar el mismo esfuerzo que le permitió mejorar los índices de desnutrición infantil crónica y aguda para enfrentar la obesidad y el sobrepeso, y aseguró que la FAO y la UNESCO trabajarán para que los gobiernos atiendan el problema como una prioridad.

Según la FAO, una forma de enfrentar la malnutrición son los programas de alimentación escolar, que han tenido efectos «muy positivos» en la juventud de la región, pues refuerzan la continuidad del ciclo nutricional, fortalecen la cultura alimentaria y la participación social en la creación de hábitos saludables.

Para la UNESCO, estos programas deben ser acompañados por educación en salud para una buena nutrición y estilos de vida sana a lo largo del ciclo escolar.

La Directora Regional de Educación de la Unesco, Cecilia Barbieri, señaló que hay «muchas evidencias de la importancia de una alimentación sana en el aprendizaje efectivo de los estudiantes».

Asimismo, afirmó que este acuerdo permitirá «unir fuerzas» para mejorar el acceso a alimentos suficientes y saludables para los jóvenes.

Se sabe que el acuerdo considerará la orientación de Guías Alimentarias basadas en Alimentos hacia el contenido curricular relacionado con la nutrición en los establecimientos educativos y sus actividades de educación física.

«Las niñas y niños en etapa escolar son una prioridad para las intervenciones de nutrición. La escuela es el lugar ideal para la enseñanza de conocimientos básicos en alimentación, nutrición y salud», expresó Berdegué.

Según la FAO, en comunidades con altos niveles de inseguridad alimentaria los programas de alimentación escolar también ayudan a combatir la desnutrición y a mantener a los niños en la escuela.

Adicionalmente, fortalecen la economía local cuando se conectan con programas públicos de abastecimiento de alimentos y con las cadenas de distribución de la agricultura familiar.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *