Compartir, , Linkedin, Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Publicado en:

Bajo consumo de miel en México

A pesar de que a la miel se le atribuyen múltiples propiedades que benefician a la salud, su consumo en México es muy reducido en comparación con los europeos; mientras que en Europa el consumo per cápita de miel al año asciende a más de un kilo, en México apenas se llega a los 200 gramos, según datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP).

México es el 5º productor de miel a nivel mundial, contribuye con el 3.4 por ciento a nivel internacional, en 2017 exportó 22 mil 178 toneladas, principalmente a destinos como Alemania, Estados Unidos, Reino Unido, Irlanda, Arabia Saudita, Suiza, Bélgica, entre otros países, asegura el Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA).

EL GCMA señala que según un estimado del volumen de la producción nacional de miel en 2018 será de 46, 918 toneladas, con un valor de producción de 132 millones de dólares, y seguirán siendo Yucatán, Campeche y Chiapas las principales entidades productoras de miel en el país.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) asegura que el 80% por ciento aproximadamente de lo que se produce de miel se exporta, con excelente aceptación en el extranjero, pues la producción de miel en México goza de buen prestigio, la miel producida en México es una de las más cotizadas en el mundo.

La miel natural está compuesta por minerales como sodio, potasio, magnesio, calcio, hierro, manganeso, cobre, fósforo, zinc, selenio, vitaminas A, C y del complejo B. Tiene propiedades alimenticias y curativas que se conocen desde la antigüedad. Además, puede llegar a endulzar hasta 25 veces más que el azúcar común, además es de fácil digestión.

La miel como remedio es antibiótica, cura el raquitismo, el escorbuto, la anemia, la inflamación del intestino, la hidropesía, el estreñimiento, el reumatismo, los dolores de cabeza y los vértigos. Es el mejor azúcar que aceptan los riñones.

Es considerada tónica y relajante al favorecer la absorción de triptófano, sustancia precursora de la serotonina, inductora del sueño. Por ello, la miel combate el insomnio.

Representa una excelente fuente de carbohidratos, por lo que se le considera un alimento sumamente energético. Funciona también como un poderoso regenerador celular.

Se le considera un reconstituyente cerebral por su contenido en sodio, hierro y fósforo, indispensables para el buen mantenimiento del sistema nervioso.

El consumo regular de la miel mejora la asimilación de otros alimentos por ser muy digestiva. Sus propiedades suavizantes y antisépticas, la convierten en un excelente auxiliar en el tratamiento de gripe, garganta irritada y dolor muscular.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *