Compartir, , Linkedin, Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Publicado en:

Espárrago mexicano

El espárrago en un producto de alto valor agregado, aunque no es producto nativo de América, comienza a arraigarse a la cultura de consumo en México y cuenta con potencial para producirse de forma exitosa y responder a las necesidades de nuevos mercados de productos no tradicionales.

Es considerado un cultivo sencillo, rústico y de fácil manejo, se dice que es longevo, ya que se siembra por una vez y se cosecha por años, además la experiencia en campo sugiere que el cultivo presenta pocos problemas de plagas y enfermedades.  Dentro del género, hay especies comestibles y no comestibles; las no comestibles se utilizan como plantas ornamentales por su vistoso follaje.

De las especies comestibles, a nivel mundial, hay tres variedades de espárrago: verde, blanco y morado, en México sólo se produce del tipo verde. El espárrago es considerado un alimento gourmet y dietético, por su alto contenido de fibras, bajo contenido calórico, gran cantidad de vitaminas, cualidades depurativas y antioxidantes, entre otras.

Por sus propiedades y sabor, la demanda ha crecido de manera significativa, y en consecuencia la disponibilidad del producto en los mercados es cada vez mayor. Del 2000 al 2016 creció a un ritmo promedio anual de 5%, sustentado por incrementos del rendimiento cercanos a 2% en promedio, según cifras de FAO.

En el 2016, el principal país productor de espárrago fue China, con una proporción de 88% del volumen mundial, le siguieron Perú y México con 4.3 y 2.5%, respectivamente.

Entre los principales productores, México es el país que registra el mayor dinamismo en la producción, colocándose en el segundo país exportador de espárrago fresco, y acercándose cada vez más a Perú, que ha sido el principal país exportador en los últimos años.

En México, el desarrollo del cultivo muestra oportunidad de crecimiento por condiciones climáticas y la especialización de los productores mexicanos, factores indispensables para su desarrollo.

El espárrago es un producto que ha incrementado su demanda a nivel mundial, debido principalmente a sus propiedades nutritivas al posicionarse en el gusto de los consumidores que demandan productos gourmet.

Los países europeos son importantes consumidores, aunque en volumen de importaciones dominan Estados Unidos, que en el 2016 adquirió 54.4% del volumen total de importaciones mundiales (336,000 toneladas), y Canadá con 6 por ciento. El resto de los países demandantes son Alemania, el Reino Unido, Holanda, Francia, Japón, Suiza, ente otros países europeos.

En México, el cultivo ha adquirido importancia medido en su crecimiento en volumen y valor de la producción, entre el 2012 y el 2016, creció a una tasa promedio anual de 16% en volumen y de 21.8% en su valor de la producción.

A nivel nacional se observan dos regiones productoras principales, en las cuales la producción se ha especializado a proveer el mercado de exportación.  Al 2016, fueron cinco estados los que prácticamente produjeron la totalidad del volumen nacional: Sonora, Baja California Norte y Sur, Guanajuato y Querétaro. Con volúmenes marginales se encuentran otros ocho estados, como, Michoacán, Sinaloa, Zacatecas y San Luis Potosí.

La balanza comercial de México es superavitaria, y ha crecido 11% en los últimos 10 años. En el 2016 se exportó 65% de la producción, mismos que tuvieron como principal destino el mercado de Estados Unidos y en menor proporción (10%) Canadá, nuevos mercados se están abriendo para el espárrago mexicano, tales como Japón.

FIRA, del 2008 a la fecha, ha otorgado créditos a la producción primaria de espárrago en créditos refaccionarios de largo plazo para instalaciones, líneas de empaque, sistemas de riego, cuartos fríos; como actividades realizadas por los productores en campo, favoreciendo su especialización al mercado de exportación.

Así, la producción de espárrago se observa dinámica tanto a nivel nacional como mundial, que ha visto la necesidad de expandirse por incremento en la demanda de productos gourmet y aumento en el consumo per cápita de países como EU, por lo que los productores mexicanos están aceptando el reto de incrementar sus rendimientos y generar un producto con las mejores normas de calidad, aplicando buenas prácticas de producción y la especialización de sus técnicas de cultivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *