Compartir, , Linkedin, Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Publicado en:

Estados Unidos se quedará sin aguacates si Trump cierra la frontera con México: The Guardian

De acuerdo con los últimos datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, casi la mitad de todas las verduras y frutas que importa ese país, se cultivan en México.

Además, esto se magnifica por la temporada del año, ya que en esta época, México suministra casi todos los aguacates que consumen los estadounidenses.

En palabras de Steve Barnard, presidente y director general de Mission Produce, el distribuidor y productor más grande de aguacates en todo el mundo, Estados Unidos se quedaría sin aguacates en tres semanas si las importaciones fueran detenidas como consecuencia del cierre de la frontera.

“No se podía elegir peor momento porque en esta época del año, México abastece casi del 100 por ciento de suministro de aguacate. Además, en California apenas comenzaron la producción y tienen una cosecha muy pequeña. No son relevantes y no lo serán hasta dentro de un mes más o menos”, puntualizó Barnard.

Cabe mencionar que la semana pasada, Henry Avocado, empresa del sur de California, se vio obligada a sacar del mercado sus aguacates debido a la posibilidad de que estuviesen contaminados con la bacteria listeria, la cual suele causar fiebre y diarrea.

Aunque la medida de Trump busca detener el flujo de migrantes, esto interrumpiría millones de cruces para solicitar asilo, así como de miles de millones de dólares en comercio, de los cuales 137 millones de dólares se destinan a la importación de alimentos.

Es relevante el hecho de que las importaciones de productos mexicanos se han triplicado desde 1999. Desde el aguacate, los tomates, pepinos y hasta las frambuesas son provenientes de México. Monica Ganley, directora de Quarterra, una consultora especializada en temas agrícolas y comerciales de América Latina, considera que “aunque existen otros productores a nivel mundial, pero la apertura de esos canales comerciales tomará tiempo”.

Si bien la preocupación actual es por parte de los consumidores estadounidenses, el impacto económico no se vería únicamente de ese lado, ya que México es el mayor importador de combustibles refinados como el diesel y la gasolina provenientes de Estados Unidos, algunos de los cuales se transportan por ferrocarril.

Este hecho afectaría al gobierno mexicano, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, cuyas promesas de campaña más relevantes eran las relacionadas con evitar el alza de los precios en combustibles. Además, se podrían presentar problemas con el abasto de gasolina, el cual ha sido uno de los aspectos más criticados en su incipiente gobierno.

Por otra parte, López Obrador ha sido reticente en el tema del cierre de la frontera y ha reiterado que, por recomendación de sus asesores internacionalistas, no dará respuesta alguna a su homólogo de Estados Unidos para evitar confrontaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.