Compartir, , Linkedin, Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Publicado en:

Dictaminará Suprema Corte si papa de EU ingresa al país

La prohibición a la importación de papa estadounidense a México es considerada un tema de suma trascendencia para el país, por lo que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) intervendrá en este asunto.

A propuesta del ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, la Primera Sala reasumió su competencia, por lo que próximamente resolverá en definitiva el amparo que un juez concedió a empresas agrícolas del país, en el que se negó el ingreso de papa fresca proveniente de Estados Unidos.

Según dicho amparo también señala la implementación de medidas fitosanitarias para mitigar el riesgo de importación del tubérculo, pues pone en riesgo la soberanía, la seguridad nacional y el derecho a la alimentación.

Como se recordará, en junio pasado el juez José Francisco Pérez Mier analizó las repercusiones que tendría la dispersión de plagas cuarentenarias provenientes del extranjero en territorio nacional y que generarían la inminente desaparición del sector primario mexicano dedicado a la producción de papa.

De igual forma ponderó la superioridad económica de los productores norteamericanos de papa que cuentan con apoyos gubernamentales; las falsas premisas emanadas de la ideología relativa a que es mejor importar alimentos básicos que incentivar su producción, y la violación a la seguridad nacional.

“Dichos factores, al interactuar unos con otros, conducen a la dependencia alimentaria hacia una potencia extranjera. Potencia que en épocas recientes ha institucionalizado políticas hostiles hacia México y que, en la hipótesis de obtener dominio sobre el mercado nacional, sería la única proveedora de dicho tubérculo, a la par de la desaparición de un sector productivo estratégico para nuestro país», sostuvo.

Los argumentos del juzgador federal fueron impugnados y posteriormente los magistrados de un Tribunal Colegiado solicitaron a la Suprema Corte reasumir competencia para conocer el caso, lo que ya sucedió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *