Compartir, , Linkedin, Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Publicado en:

BUAP crea empanizador a base de amaranto y chía

Investigadores de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) crearon un empanizador a base de amaranto y chía que permite que las carnes absorban menor cantidad de grasa, además de ser rico en proteínas, vitaminas, minerales y fibra.

Aparte de la chía y el amaranto, la doctora en Ciencias en Alimentos, Norma Angélica Santiesteban-López, trabaja en la elaboración de otros empanizadores a base de pistache y almendra, destacó la institución educativa en un comunicado.

La profesora investigadora de la Facultad de Administración de la BUAP explicó que este producto, a diferencia del pan molido comercial, absorbe una menor cantidad de grasa y tiene grandes cantidades de proteínas, vitaminas y minerales, así como de fibra benéfica para el funcionamiento gastrointestinal.

Afirmó que el objetivo es que además de un buen sabor, las carnes, como pollo, res o cerdo, cuenten con elementos nutricionales proporcionados por otro tipo de alimentos como los de este empanizador.

Resaltó que el amaranto es un nutriente esencial para un sano crecimiento ya que contiene vitamina B1 (tiamina), que juega un papel importante en el metabolismo de carbohidratos, grasas, proteínas y ácidos nucleicos.

Mientras que la chía se emplea para mantener los controles de peso, al contar con grandes cantidades de fibra, sustancias antioxidantes naturales como los flavonoides, es rica en ácido graso omega 3 y vitaminas del grupo B, así como hierro y calcio.

Añadió que con este empanizador no se utiliza huevo, lo que ayuda a no elevar los niveles de colesterol en personas que sufren de enfermedades cardiovasculares; en su lugar se usa agua de garbanzo que contiene una gran cantidad de almidón que hace que se pegue a la carne.

El empanizador no necesita freírse en aceite, puede ser horneado junto con la proteína animal, lo que reduce la cantidad de grasa entre 35 y 40 por ciento, pero si se desea freír, la cantidad de grasa sigue siendo de hasta 20 por ciento menos que con el pan molido.

Los resultados de las pruebas realizadas para comparar los niveles de grasa entre ambos productos fueron publicados en la Revista Iberoamericana de las Ciencias Biológicas y Agropecuarias, en el artículo “Breading Process Using Legumes: Chickpea (Cicer arietinum), Pea (Pisum sativum) and Fava Bean (Vicia faba)”.

En la Facultad de Administración también se crearon unas botanas saludables de diferentes granos y semillas como frijol de soya, churritos de amaranto, palomitas de sorgo, rosquetas de arroz inflado, gelatinas a base de fibra de zanahoria y betabel, y gomitas bajas en grasa adicionadas con probióticos.

Todo ello es resultado de un trabajo de investigación para contribuir a una mejor nutrición de la población, ya que gran parte de la alimentación actual se basa en embutidos, enlatados y grandes cantidades de grasa, lo cual ha contribuido a incrementar los niveles de obesidad y sobrepeso.

De acuerdo con la investigadora, la clave para tener una nutrición equilibrada “no es que te prohíba comer lo que quieres, sino cambiar tus hábitos alimentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *