Compartir, , Linkedin, Google Plus, Pinterest,

Imprimir

Publicado en:

Se cuidan flores y más

Parece que el ritmo de vida en las grandes ciudades nos distrae de los detalles.

Parece que nos falta un poco de conocimiento, conciencia y sensibilidad ecológica porque de acuerdo a las cifras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el 46% de las especies de plantas de nuestro país se encuentra en peligro de extinción, y con ello también está en riesgo un gran número de animales y la desaparición de muchas especies. Por cada especie vegetal extinta, de tres a 10 especies de flora y fauna desaparecen también.                                                                                                                            Es por ello que Panda Express, en su parte de Responsabilidad Social, nos invita a conocer y proteger cuatro flores mexicanas que están en peligro de extinción:

Dalia: Es un símbolo de nuestro país y puede desaparecer debido a su cultivo negligente y al efecto del calentamiento global.

Orquídea: Originaria de varios estados de nuestro país. Es probablemente la familia floral más extensa con alrededor de 25,000 variedades. Peligra por los cambios climáticos, el desgaste del suelo, la poca floración y  la desaparición de la altura de los árboles en bosques y selvas.

Bromelia: También florece en todo Sudamérica y es originaria de Brasil. En México se conserva alrededor del 70% de las especies de esta flor, pero está destinada a desaparecer a nivel mundial.

Magnolia: Una de las flores mexicanas más conocida a nivel mundial. Crece en el centro del país. Se encuentran en peligro de extinción por la excesiva tala de árboles en donde crece.

Así las cosas, podemos intentar reciclar lo más posible el papel para evitar la tala desmedida de árboles en bosques, selvas o llanuras en las que deben de crecer flores. También podemos buscar especies endémicas y proteger los alrededores de las áreas de cultivo.

Sin lugar a duda, la Responsabilidad Social de Panda Express y otras empresas es una acción voluntaria, muestra un compromiso con el entorno y es una actitud de carácter proactivo, pero también es nuestra responsabilidad reaccionar y actuar en armonía con la naturaleza.

 

Fuente: revistaneo.com

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *